ANTE EL 2015, UNIDAD POPULAR O RESTAURACIÓN OLIGÁRQUICA

El principio rector de la democracia es el principio de la supremacía de la soberanía popular libremente expresada, sin limitación de ningún tipo. Ninguna norma puede recortar su libre ejercicio, deformarla o limitarla en algún sentido sin convertirse automáticamente en una disposición antidemocrática.
El modo en que se expresa la supremacía jurídica de la voluntad popular es el respeto a rajatabla del derecho a la plena expresión electoral de las masas. Ese respeto es por lo demás la única base de legitimación posible del estado de derecho.
No obstante, la Constitución de 1994 prohíbe la reelección sucesiva e indefinida para el cargo de presidente de la Nación. Esa limitación coarta gravemente a las masas populares el libre y pleno ejercicio de sus derechos democráticos, sustento necesario y exclusivo de toda legitimidad institucional. En consecuencia, el texto constitucional obstaculiza gravemente la plena vigencia del estado de derecho que todo texto constitucional debería asegurar.

La proscripción del pueblo
Nadie ignora que, si no la proscribiera la Constitución vigente, la Dra. Cristina Fernández de Kirchner sería la candidata presidencial del Frente para la Victoria y se impondría en los comicios del año que viene. Si así no fuera, el pueblo argentino lo habría resuelto, en elecciones libres. Pero esa posibilidad está vedada por el orden legal vigente.
No hablamos, por tanto, de un derecho personal de la actual presidente. Atendemos al hecho de que pueda presentarse a la compulsa electoral, ya que ese es el único modo de que nuestro pueblo disponga (o no) su continuidad en el cargo.
Tanto la proscripción de Perón durante 18 años como la de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner cercenan la potestad soberana del pueblo. Ambos tienen como objetivo poner fin al proyecto nacional. El hilo conductor es la proscripción del pueblo y el cierre una vez más del ciclo popular
No podemos andar con remilgos “republicanos” cuando lo que está en juego es la suerte del proyecto nacional y el destino mismo de nuestro País y de la Patria Grande. La Izquierda Nacional está dispuesta a defender la soberanía del pueblo y a llevar adelante el Proyecto Nacional hasta las últimas consecuencias. No acatamos la estrategia de la oligarquía que nos impide participar con candidatos que concitan la mayor adhesión en el campo popular.
La mejor manera de comprender la importancia de la candidatura de la Dra. Fernández de Kirchner es observar las conductas de nuestros enemigos ante el discurso de su hijo Máximo en el estadio Diego Armando Maradona de Argentinos Júniors. La mera mención de una posible reelección les erizó la piel, y tratan de atar a la oposición con pactos espurios para asegurarse que no cederá frente a los derechos políticos del pueblo.
Así como el frente oligárquico suscribe ilegales compromisos de no reformar la Constitución ni dar quórum, el frente nacional está en todo su derecho de suscribir el compromiso de llamar a nuevas elecciones para garantizar el ejercicio pleno de la soberanía popular

El vicio de origen de la Constitución de 1994
Cabe señalar que no corresponde aquí el argumento de que ese orden legal es jurídicamente incuestionable dado que se trata de un precepto constitucional. Muy por el contrario, todo el texto de la Constitución de 1994 padece un vicio de origen que debe sanearse cuanto antes, en defensa precisamente de la pureza que deben tener las normas democráticas para que se las pueda esgrimir como fuente de legitimidad para cualquier gobierno, y en especial para un gobierno de base popular y orientación patriótica como el actual.
Efectivamente, el Poder Constituyente, fuente suprema de toda legitimidad, admitió en 1994 que sus deliberaciones se sometieran a lo acordado, a espaldas del pueblo argentino, por dos ciudadanos privados en lo que se terminó conociendo como el Pacto de Olivos. Esta cesión de jurisdicción es inadmisible hasta desde el punto de vista de la buena técnica jurídica, ya que el Poder Constituyente mal puede someterse a ningún otro, y mucho menos a un acuerdo entre privados.
Pero el Pacto es, esencialmente, políticamente inaceptable. Los firmantes eran el Dr. Carlos Saúl Menem y el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, cuyos intereses no consultaban en lo más mínimo el de la patria y del pueblo argentinos.
Menem se mantenía en el poder tras haber traicionado a sus votantes y ejecutado el programa del Almirante Isaac Rojas, con quien llegó a abrazarse en un acto público para reafirmar la dimensión de su felonía. Alfonsín era el jefe de un partido en retirada, que desde el poder intentó salvar las formalidades democráticas al precio de entregar la Nación a la voracidad imperialista y oligárquica.
Fueron estos los dos hombres que decidieron, por sí y ante sí, cuáles serían las atribuciones de la Constituyente. Solo el Obispo Jaime de Nevares se alzó contra ese atentado a la soberanía de la Asamblea. Este origen pone en cuestión incluso los eventuales puntos positivos de la Constitución de 1994. No es la primera vez que derechos formalmente “más avanzados” se usan en nuestro país para derogar otros sustancialmente más fundamentales.
El rechazo al derecho a la reelección presidencial indefinida tiene una raíz antidemocrática en general, y claramente antiperonista (es decir, antidemocrática y entreguista) en el caso argentino.
La Constituyente de 1957 admitió la derogación por decreto del texto de 1949, que abrogó al mismo tiempo el derecho a la libre reelección y los artículos 38, 39 y 40 que garantizaban la soberanía económica nacional. Se liquidó así el núcleo institucional previo al golpe de estado.
En 1994, después del vendaval procesista, alfonsinista y menemista con que se coronó el ciclo contrarrevolucionario abierto en junio y setiembre de 1955, lo único que había que asegurar a toda costa era la restricción de la voluntad soberana de las mayorías para impedir un nuevo salto adelante. Eso quedó garantizado por el pacto de Olivos, así como la Libertadora fue garantizada por la Constitución de 1957.
Aún aquello que no puede cuestionarse en el plano abstracto de lo jurídico, debe modificarse de todos modos porque su vicio político de origen hace que lesione un valor más alto, el ejercicio no restringido del derecho a elegir de las grandes mayorías.

Aquello que pactaron dos ciudadanos pueden anularlo las masas
Patria y Pueblo convoca a todas las fuerzas políticas del campo nacional, pero en particular al mayoritario peronismo -y muy en especial al kirchnerismo- a convocar a una movilización política de masas que exija al Congreso el llamado inmediato a una Asamblea Constituyente, para reformar la Constitución del Pacto de Olivos y corregir, particularmente, el artículo que prohíbe la reelección indefinida del presidente de la Nación, de modo de asegurar que la voluntad popular pueda expresarse sin condicionamiento alguno.
Recalcamos: el espíritu de esta disposición antidemocrática consiste en suplantar el respeto a la voluntad mayoritaria por el “consenso” favorable al interés minoritario y reemplazar el principio rector de la soberanía popular por el de la “alternancia”. Sus defensores pretenden sustituir con un periódico reparto de achuras la libre expresión de la voluntad popular, y a eso lo bautizan “democracia”. En toda Latinoamérica, este es el caballito de batalla de las fuerzas oligárquicas. Integra la estrategia del Consenso de Washington para reimplantar las políticas impuestas por los centros financieros del imperialismo mundial.
Nuestra decisión de no allanarnos a las reglas de juego de la oligarquía es inquebrantable, no solo con relación a esto sino también con relación al carácter del candidato. Entre uno “buenito y educado” y una “soberbia e intratable” nos quedamos con la segunda, porque soberbio y altanero debe ser el pueblo cuando de defender sus intereses se trata.
Hay aquí otro motivo más para impulsar la reelección indefinida. Si prosperase la propuesta y la Dra. Fernández de Kirchner fuere reelecta, al llegar a su tercer mandato bajo el empuje de las grandes masas se habrá legitimado con mucho mayor potencia que a través de una elección de rutina y la naturaleza de la nueva alianza de clases sobre la que discurrirá su accionar se verá reflejada en este último. Pero sería falaz argumentar que la proscripción afecta a la persona física Cristina Fernández de Kirchner. De ningún modo: afecta a una persona política colectiva, el pueblo argentino.
Nace de una constitución formalmente válida, pero de viciada legitimidad política, cuando no jurídica. Reformarla es un deber democrático inocultable. Corresponde, al menos, librar la batalla por ese objetivo. En caso de no hacerse así, se estará debilitando la legitimidad política del próximo gobierno de los argentinos.
Sin desmedro de considerar que la renuncia a ese combate no solo es un gravísimo error sino también una falta al mandato popular, Patria y Pueblo señala también al partido de gobierno que aún en ese caso se puede, al menos, asegurar que en las próximas elecciones se salvaguarde al menos parcialmente el principio de soberanía popular.

La democracia en el seno del campo popular
Si el propio partido de gobierno renunciara a luchar por la necesaria reforma, es preciso dar al trámite de elección del candidato presidencial del campo popular una modalidad que asegure la unidad de todas las tendencias que compiten en el seno del Frente para la Victoria y, en sentido general, tienda a reunir a la suma de los sectores y fuerzas sociales interesadas en sostener el rumbo iniciado en el 2003, con la presidencia de Néstor Kirchner, pertenezcan o no al Frente de la Victoria, estén o no agrupadas en “Unidos y Organizados”, etc.
Ante todo, debe asegurarse un debate franco, amplio y sin límites, de cara a las bases de apoyo al gobierno. Sin olvidar, no obstante, que los precandidatos del Frente tienen entre si diferencias de matices: por significativas que sean, no justifican una contienda feroz, o desorbitada, que disperse a los propios. Ni por un instante debe ignorarse que a todas las corrientes del campo nacional nos distancia, respecto al enemigo, un abismo ideológico y una oposición de proyectos antagónica, la que separa la lucha por el interés nacional y la inclusión social, que nos define como conjunto, de la lucha por retornar al orden neoliberal anterior a la crisis del 2001.
Ese objetivo reúne –ellos sí, férreamente agrupados en nuestra contra aunque se acuchillen entre sí por el puesto que quieren ocupar– a los núcleos de poder económico concentrado, la élite parasitaria que succiona al país y sus soportes políticos, Macri, Massa, Sanz, Binner, Cobos, Carrió, y otros. Como se ve en el vecino Brasil, por dispares que sean sus orientaciones programáticas, pueden sumar –con el apoyo del imperialismo y del sistema mediático- masa crítica suficiente como para derrotar a un candidato del campo nacional en segunda vuelta, o al menos dejarle una mayoría escueta que lo haga más maleable a sus conspiraciones.
El poder económico concentrado, el imperialismo y sus socios, no encuentran dificultades para generar modos de centralización política: tienen, es obvio, el poder real y su dominio es “algo dado”. Hasta una nulidad tiránica (Videla) o “democrática” (De la Rúa) les basta y sobra para sostener “el orden”. No ocurre lo mismo con las fuerzas populares, que precisan librar una dura lucha ideológica y práctica para dar al frente nacional una dirección que emerja del protagonismo de las masas y esté capacitada para sortear los escollos que el país enfrenta, para preservar sus logros y profundizar el rumbo.
La confrontación decisiva hará que el abanico contrarrevolucionario (más que opositor) se convierta en un coágulo petrificado capaz de descoser en nuestro campo las eventuales costuras flojas, evitables si se aseguran caminos de debate interno adecuados a la unidad que se requiere. No se trata de redactar un manual de modales aceptables. Se trata de encontrar las vías de confrontación y conciliación de las distintas tendencias legítimas que enriquezcan al conjunto de las fuerzas que integran el campo nacional.
Solo a partir de allí se tendrá la certeza de que, aun padeciendo los límites impuestos a la soberanía popular por un texto constitucional cuestionable, se podrá contar con un candidato que aglutine las fuerzas del conjunto y no las disperse. Las heridas evitables atentan contra la victoria.

La necesidad de preservar la unidad del campo propio
La elección de candidatos por métodos democráticos y el debate franco, unen y fortalecen al activo militante.
Lamentablemente, no siempre ha sido éste el caso. Hemos padecido candidatos y decisiones impuestas desde una cúpula poco receptiva de las advertencias críticas formuladas con franqueza, actitud que aprovechan los cuantiosos trepadores que, como alguna vez definiera Jorge Abelardo Ramos, se sirven del Estado con el pretexto de servirlo.
La imposición de candidatos, o de pactos a contramano de los programas, sin atender a la base, no unifica las fuerzas, aunque pretenda tal cosa; destruye, desmoraliza, desune, o, peor aún, propicia indirectamente conductas que perpetúan el hábito de los súbditos de la colonia española con relación al muy distante monarca: “obedecer de palabra… y hacer otra cosa”. La degradación del Estado nacional con respecto a los provinciales, y la de éstos con respecto a los municipios (otro efecto nefasto de la Constitución de 1994) potencia estos peligros.
Patria y Pueblo no tiene derecho ni intención de legislar sobre internas ajenas. Pero, por integrar desde siempre el campo nacional, la Izquierda Nacional, cuya expresión política somos hoy, puede y debe señalar su posición ante el desafío singular del 2015, en el que estará en juego el destino de la patria. Es la trascendencia de la cuestión, no nuestra opinión, la que impone un cuidado particular en los métodos.
No sacralizamos una u otra forma institucional, por razones formales: se trata de definir un modelo constructivo de relaciones internas, modos de convivencia y de discusión de las diferencias, entre las distintas clases que componen el frente nacional. La coyuntura sugiere evitar las prácticas que llevaron a la debilidad relativa del movimiento popular que se hizo notoria en las elecciones parlamentarias del 2013, cuyo resultado no puede explicarse solo planteando que fueron “parlamentarias de mitad de mandato”.

Verticalismo duro y legitimación blanda
Cuando está en juego el futuro mismo, sólo la claridad muestra el camino. La Izquierda Nacional siempre fue transparente y no dejará de serlo en la presente coyuntura.
Sin olvidar a quienes honran banderas antes que ascensos, tenemos en claro que la “rama política” es muy permeable a las sugestiones del que gobierna, sea Menem o Néstor Kirchner. Y en el mundo obrero, donde tenía respaldo el verticalismo efectivo del General Perón, pese a los avances en la distribución del ingreso y la recuperación de las paritarias, el liderazgo kirchnerista no logró construir una relación directa con las masas que se asemeje al liderazgo del General Perón.
Entre otras muchas cosas, no hubo aquí un 17 de Octubre, claro fundamento de la jefatura “incuestionable” del movimiento nacional. Esto lo soslayan los “aplaudidores” seriales tan concurrencistas a cuanto acto se les indique y siempre dispuestos a aplastar cualquier cuestionamiento… a quien circunstancialmente esté en el poder. La (real o supuesta) incuestionabilidad del mandato de Perón derivaba de la plenitud de la legitimación que recibió de la clase trabajadora argentina, que salió a jugarse la vida por él –y no retóricamente- en la hora incierta en que la conspiración antinacional lo había arrinconado.
Grandes son los títulos de Néstor y Cristina Kirchner en la defensa de la patria y el interés general del pueblo argentino, y muy en especial el de haber sabido interpretar el sentido del alzamiento masivo de diciembre de 2001 que empezó a clausurar el largo período de contrarrevolución abierto en 1955. Sin embargo, la legitimación plebiscitaria de Octubre del 45 se les ha negado. La movilización por un tercer mandato de la Dra. Kirchner bien podría ser un camino para obtener resultados similares, pero solo si se la encara con decisión de victoria, amplitud de miras y alianzas plenamente abarcativas.
La potencia movilizadora del movimiento obrero fue y será siempre decisiva a la hora de enfrentar al imperialismo mundial y sus socios internos. Como cimiento de la autoridad de un gobierno popular, no hay triunfo electoral, por espectacular que sea, que pueda suplantar a la movilización de masas. El ciudadano atomizado en millones de decisiones individuales ante las urnas no legitima con la misma potencia que la masa de partidarios dispuestos a todo para defender un proyecto en las calles.
Sin legitimación de masas ante la conspiración oligárquica, el ejercicio de la conducción vertical se aleja de la posición ratificada invariablemente por Perón. El verticalismo de Perón fue consecuencia de la legitimación. No la precede, surge después de ella. El intento de sostenerla sobre la base de una elección estupenda, pero de rutina (es decir no arrancada de las garras de la contrarrevolución para reelegir a Cristina Fernández de Kirchner), provocó más problemas que soluciones. Por ejemplo, facilitó las maniobras de seducción extraña encaradas por Massa y otros impresentables, cuyo “éxito” explica los rasgos específicos que tuvo la mengua electoral sufrida en el 2013, que canceló las chances de reformar la constitución y restablecer el derecho del pueblo argentino a reelegir sin trabas a un líder nacional.
Es hora de tomar nota, creemos, de las debilidades que impone el modo verticalista de conducción política, una flaqueza ya observada por Perón mismo, cuando denunció que lo rodeaban “adulones y chupamedias”, sin alterar, no obstante, ese modo de conducción, que generó el distanciamiento de grandes patriotas como Jauretche y Scalabrini, “sustituidos” por una corte de burócratas incondicionales.

POR TODO LO DICHO, PATRIA Y PUEBLO RESUELVE:
1.       Instar a los compañeros del Frente para la Victoria a luchar por la reelección presidencial indefinida; plantear la exigencia a las fuerzas democráticas de apoyar el llamado a una Convención Constituyente y reformar la constitución del Pacto de Olivos. Lanzar una campaña de movilización política de las grandes masas en apoyo a la medida, reclamando la supresión de la cláusula proscriptiva actual. En ese combate, Patria y Pueblo estará presente con toda su decisión militante y patriótica. La mayoría del pueblo argentino, ante la legitimidad del reclamo, se sumará a la iniciativa. Organizaciones sociales y, especialmente, el movimiento obrero, tendrán un papel de primer orden.

2.      Si dicho objetivo no pudiera alcanzarse o las tendencias del Frente para la Victoria lo desecharan como meta, sin desmedro de nuestra opinión contraria a esto último convocamos a que en la medida de lo posible el candidato que facilite la unión y ampliación de las fuerzas que componen el campo popular con miras a las elecciones de 2015 surja de un debate franco entre los más diversos integrantes del campo nacional.
a.            Este debate deberá incluir también la propuesta de un pacto patriótico que incorpore a la plataforma de todos los elegibles el compromiso de convocar una reforma constitucional que elimine toda cláusula proscriptiva y de considerar un mecanismo para que nuevas elecciones, si se considera adecuado, terminen de perfeccionar el proceso de legitimación así abierto.

3.       Advertir que el país enfrenta enormes desafíos, junto a los pueblos hermanos de la América Latina, en medio de una crisis que lleva al mundo a conflictos mayúsculos. Los cambios de índole institucional deben servir para consolidar un movimiento nacional de amplitud y fortaleza acordes a los desafíos que aquello representa. Enfrentar este planeta turbulento exigirá que se tomen las disposiciones necesarias para consolidar aciertos aglutinadores y corregir errores dispersivos del pasado reciente, puesto que de estos últimos solo se benefician los enemigos de nuestra patria.

4.        Señalar enfáticamente que deben superarse los conflictos y distanciamientos en la relación entre el gobierno, el movimiento obrero y la pequeña burguesía (en particular, aunque no exclusivamente, asalariada), para cerrar filas con la totalidad de los sectores objetivamente interesados en defender lo nacional y neutralizar la capacidad de confundir de los cantos de sirena que, por “izquierda” o por “derecha”, puedan erosionarnos y dar ventajas al bloque antinacional.

5.        Restaurar plenamente el respaldo de la clase trabajadora y los sectores más populares de nuestra clase media. Estas bases de apoyo no se sustituirán buscando sin tino la simpatía de sectores democrático-liberales de la pequeña burguesía, por la vía del sometimiento del conjunto del movimiento a sus prejuicios y no a sus virtudes mientras se encapsula al núcleo histórico del movimiento nacional en una obediencia ciega contraproducente.

​Buenos Aires, 3 de diciembre de 2014


Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar,  Pablo López, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz,Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz

ACTO de HOMENAJE a JORGE ENEA SPILIMBERGO, MILITANTE SOCIALISTA REVOLUCIONARIO


ANTE LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL EN 2015

ANTE LAS MAQUINACIONES DE UNA OPOSICIÓN DESESPERADA Y DE CLASES PRIVILEGIADAS QUE TEMEN EL LIBRE EJERCICIO PLENO DE LA VOLUNTAD DEL PUEBLO ARGENTINO, PATRIA Y PUEBLO EXIGE QUE SE AUTORICE A CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER A COMPETIR POR LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL EN 2015

Los mismos opositores que fronteras afuera proponen someterse al atropello a la soberanía argentina que perpetra el juez Griesa (con aval del Estado norteamericano) procuran sofocar en nuestro país la soberanía popular, anteponiéndole la formalidad de un articulado que convierte la democracia en un periódico “reparto de achuras” al que denominan “alternancia”.

Hay que romper esa trampa perversa.

La reelección sin limitaciones de los presidentes es un derecho de los argentinos, y desde el partido Patria y Pueblo exigimos que se lo respete. Es el derecho fundante de la democracia. Quien pretende asfixiar la plena soberanía popular  traiciona a la patria, porque soberanía popular y soberanía nacional son dos caras de la misma moneda.

Los mismos que avalan al juez Griesa y se someten a las normas de los usureros y tiburones de las finanzas mundiales se niegan a someterse a la voluntad innegable del pueblo argentino de que la Dra. Cristina Fernández de Kirchner sea presidenta.

1) La cerrada oposición a la reelección presidencial cercena, conculca y coarta el derecho del pueblo a elegir libremente sus gobernantes. En esta posición campea una profunda desconfianza al único dueño de la soberanía, el pueblo. Por ende expresa un descreimiento en la democracia como sistema político.
Los planteos que se autodefinen como “republicanos” frente al supremo principio de la soberanía popular no son otra cosa que el temor cobarde a enfrentar un candidato que a pesar de los agravios -muchos de ellos insolentes e irrespetuosos- contra la investidura presidencial es hoy la dirigente política con mayor consenso por lejos, en todo el Territorio Nacional.

En esta actitud se encuentra toda la oposición: algunos por proferir sus agravios, y otros por no repudiarlos.

Señores de la oposición: dejen de refugiarse en las cuerdas de la norma jurídica. En una democracia la voluntad vigente debe ser la voluntad en acto del pueblo, y no una expresión cristalizada y anacrónica de la voluntad popular.

Cuando la norma no se corresponde con la voluntad del pueblo, lejos de ser su resguardo se convierte en un mecanismo tramposo para negarla y reasegurar el menguado poder de las clases dominantes.

2) Los planteos “republicanos” rezuman hipocresía ¡Ahora resulta que los hijos, nietos o choznos de los que proscribieron en el 30 y en el 55 a las mayorías populares, haciendo añicos la Constitución salen hoy a la arena política convertidos en cruzados de un texto constitucional de débil legitimidad! Baste para demostrar esto último el señalar que la Asamblea que sancionó esta Constitución, se negó a asumirse como máximo poder de la Nación para allanarse a las limitaciones impuestas por un pacto de conveniencia entre dos ciudadanos, el Pacto de Olivos.

Ésa es la legalidad formal que se pretende oponer, al defender un articulado constitucional pactado a espaldas del electorado de esa condicionada “constituyente”, contra la única legalidad que confiere legitimidad: la que representa la voluntad del pueblo.

“Democracia es hacer lo que el pueblo quiere”, dijo el General Perón. Nuestros “republicanos”, en cambio, afirman que “democracia es impedir que la voluntad del pueblo pueda ejecutarse”.
3) El Movimiento Nacional no debe tener remilgos en defender con energía y firmeza el derecho de la reelección, con la convicción, de que al hacerlo, se defiende la voluntad irrestricta del Pueblo Argentino y su destino histórico y no el capricho personal de la Presidenta.

4) ¿Cuál es el miedo a la reelección presidencial si en definitiva el ultimo reaseguro es el pueblo? La vida democrática no es un “reparto de mandatos”, así como la discusión de cargos en cada oportunidad no es un “reparto de las achuras”.

La cuestión no es “un rato cada uno”; hay un proyecto nacional que forma parte de un largo proceso histórico inconcluso que clama su coronación. Para la conducción de ese proyecto el pueblo tiene derecho a elegir a los mejores representantes, cuantas veces lo crea necesario.

Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Gerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz.


Lo que está en juego en el conflicto con los buitres, dicta el título de esta declaración. Como lo ha dicho la Presidente de la Nación, se disputa el presente y el futuro del país. Esos son los términos objetivos del problema, más allá de las ideas y rencillas de facción y de la mezquindad política de los partidos sin porvenir. Se trata, no cabe duda, del máximo enfrentamiento con el imperialismo mundial que vive la Argentina desde la guerra de Malvinas. En este caso, de una brutal agresión del Poder Judicial de los EEUU, apoyado por su gobierno, digan lo que digan los vendepatrias y sofistas, que simulan creer en “la independencia de los poderes” de un país “serio”, ignorando que su historial abunda en la creación de “pruebas” y argucias destinadas a justificar sus invasiones y represalias, dictadas por la voluntad de hegemonía mundial.

Para cualquier argentino bien nacido, esta es la obvia conclusión. Sin embargo, como en todas las oportunidades en que hizo falta defender la soberanía contra los mandamás del planeta, la Patria contempla el miserable espectáculo de una canalla interna que no tolera ningún conflicto con el imperialismo mundial, aun en el caso de que no tengamos otra alternativa digna de evaluarse, y la agresión externa sólo tenga como motivo una especulación financiera ruin y delictuosa, y –esto vale para el gobierno de Obama– sea manifiesta la voluntad de castigarla insubordinación del país a los centros financieros que imponen sus recetas a los pueblos del mundo, en el escenario de la decadencia de un capitalismo senil.

Esa canalla de “amigos” de los buitres –“nuestros” buitres– abunda en la Argentina por una razón, que debemos explicitar, para arrojar luz al fondo del drama: nuestro país, pese a la obra del primer peronismo, pese a lo logrado en la última década, es aún hoy un país semicolonial, en el cual el imperialismo tiene una presencia económica formidable, y culturalmente dominante. El comercio exterior, dominios extensos de la producción y el comercio ilustran el hecho. No estamos frente a  “un factor externo”; menos que menos después del ciclo que comenzó en el Proceso y se prolongó hasta comenzar el presente siglo. Hablamos de un poder que está aquí, prevalece en la economía. Y procura perpetuarse, en todos los planos, usando –y respaldando– a sus diarios, sus medios de comunicación, sus políticos, sus economistas, etc.

Vamos a nombrar sólo algunas figuras entre los muchos que sirven al capital extranjero (el que a su los sostiene, les paga las campañas, les brinda prensa, publicidad y fama, que jamás obtendrían por mérito propio, por talento y aptitudes): en los últimos días,  Carrió y Stolbizer han exigido “no malvinizar” el tema buitres. Carrió, además, para cerrar el círculo, ha cuestionado “los acuerdos con Putin”, según ella “el peor y más perverso de los líderes mundiales, que está buscando dominar el mundo” ¡Es el discurso del Departamento de Estado! ¡Condoleezza Rice, la Secretaria de Bush, no lo hubiera dicho mejor! El radical Sanz, por su parte, pide expresamente “que se cumpla con la sentencia” (de Griesa). Y Méndez, el jefe de la UIA y hombre de Sergio Massa, pide “especialistas”, para que ¡“toda la responsabilidad no recaiga en un jovencito y una señora”!
¿Qué significa “no malvinizar” o “no dramatizar”? Lisa y llanamente, ignorar la gravedad del tema y suponer que se trata de un problema “sólo” judicial y financiero ¿Qué pretende Sanz, sino volver al caos del 2001, al añadir a la deuda 120 mil millones, por disparar los efectos de la cláusula Rufo? ¿qué “especialistas” quiere el señor Méndez? ¿Domingo Cavallo, Daniel Marx, López Murphy?

Está claro: este miserable cacareo de gallinas asustadas no contiene una sola idea aplicable al problema que no sea poner de rodillas otra vez al país. Esa sería su “gestión especializada” ¡Sí! ¡Es  lo que aprendieron coqueteando con sus “contactos internacionales”. Es lo único que saben hacer.

Compatriotas: Nuestra nación argentina enfrenta el intento del imperialismo en sus formas juridicas y financieras de Recolonizar nuestra patria imponiéndonos un nuevo mega endeudamiento para apoderarse con nuevos bonos de todo el patrimonio nacional, nuestros recursos naturales, las empresas estatales o de mayoría estatal, las fábricas y la producción en especial los alimentos, todo, patrimonio en última instancia del pueblo Argentino.

Pagamos un costo muy caro social, económico y político a partir de 1976  con la dictadura impuesta por la oligarquía nativa con la Sociedad Rural Argentina y Martínez de Hoz, des industrializando el país apoyado por las Fuerzas Armadas y el terrorismo de estado, el crecimiento de la deuda externa que continuo en democracia cuya culminación fue la entrega por el Menemismo del patrimonio de los Argentinos, los fracasados megacanjes y blindajes con De La Rua y la alianza hasta el estallido popular en el 2001 y la crisis posterior.

Hoy nuevamente desde la tribuna de la Rural su presidente Luis Miguel Etchevehere tildo el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner como corruptos, ignorantes e ineficaces. Un populismo demagógico y  una década depredada que extiende sobre todos una sombra de un nuevo default mientras nos dicen que la cuenta la pague el que sigue; La oligarquía, clase dominante de la Argentina se presenta como víctima y no como los verdaderos saqueadores de la nación, junto a la gran burguesía nativa y al imperialismo.

En la respuesta del país, el gobierno nacional ha obrado en resguardo de la soberanía nacional y del interés general del pueblo argentino. Si del imperialismo y sus socios internos dependiera, la Argentina recaería en el sometimiento total, el lugar en el cual  están hoy países enteros, como Grecia, España, Portugal, Irlanda y estará Ucrania, si allí prevalece el bloque conformado por los EEUU y la Unión Europea.


Pero esos poderes no se impondrán, aquí, en Latinoamérica. Nuestros pueblos no quieren entrar al futuro dando marcha atrás. Los argentinos estamos alerta y dispuestos a movilizarnos contra esta nuevo agresión imperialista, apoyando lo actuado por el Gobierno Nacional Junto a los hermanos latinoamericanos y los países emergentes vamos a ganar esta batalla.

Buenos Aires, 29 de julio de 2014


Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz

LA PRESIDENTA Y EL PUEBLO ANTE LOS FONDOS BUITRE Y LA USURA INTERNACIONAL

LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN DIJO LO QUE PIENSA EL PUEBLO DE LOS FONDOS BUITRE Y LA USURA INTERNACIONAL
Las palabras que esta noche dirigió al pueblo argentino por cadena nacional la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reflejan el sentir de todos los hombres y mujeres de bien que viven en territorio argentino.
Coincidimos además en la convicción de que el fallo de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de América del Norte no puede sorprender a nadie. Esa Corte es la cabeza rectora del brazo jurídico de la usura mundial. Aplaudimos la clarísima explicación dada por la Dra. Fernández de Kirchner sobre el sentido ejemplarizador que pretende tener.

Llamamos por lo tanto a desconocer por improcedente el fallo de ese tribunal extranjero, y denunciar toda cláusula de sometimiento a jueces ajenos al país en asuntos de deuda soberana. Cerrado el camino de la justicia del usurero, se abre el de la ley de los explotados.

Tal como dijo la Sra. Presidenta de la Nación, efectivamente el fallo era esperable porque tenía un sentido ejemplarizador. Pretende castigar la voluntad nacional de ser soberanos e independientes, voluntad que es el mandato popular recibido por el gobierno nacional elegido en 2003, rumbo reafirmado en 2007 y refrendado en 2011.

Ante el intento de enseñarnos obediencia debemos alzar la cabeza y denunciar las cláusulas de extraterritorialidad jurídica de toda la deuda argentina.

Nada hay en la nación superior a la nación misma. Negarse al pago a que pretende conminarnos el sistema mundial es el modo de librar, hoy, la batalla por la independencia. Todo sacrificio es poco cuando la Patria está en juego.

Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz.

HACIA EL 2015: AHOGAR EN VOTOS A LA CONTRARREVOLUCIÓN ll PYP 50!

Por Nestor Gorojovsky – Secretario General.

Las aún sobrevividas fuerzas de la vieja Argentina preindustrial, tan vapuleadas a partir del 19 y 20 de diciembre del 2001, están convencidas de que vencerán en las presidenciales de 2015.

Grandes banqueros y terratenientes, pequeños y medianos rentistas pampeanos, especuladores de la Bolsa, extorsionadores del silobolsa, fulleros de las casas de cambio, gerentes de los monopolios que" forman precios" con pétrea cara de víctima, elusores y evasores impositivos y de divisas, el núcleo duro del estáblishment, en fin, ya prepara los festejos.

También se apresta a descorchar champagne la cohorte de escribidores, servidores y súbditos administrativos, profesionales, periodísticos, intelectuales, artísticos y mediáticos que, en general más por conveniencia que por convicción, le presta sus puntuales servicios.

Consulares togados de la Suprema que fallan contra las retenciones a la exportación (como si las minucias procedimentales fueran más importantes que el interés supremo de la Nación), artistas de variedades devenidos maestros de multitudes, chimenteros y chismosas de los canales de cable puestos a cotorrear sobre asuntos que ignoran por completo, futbolistas con la cabeza más vacía que la pelota y puntería conceptual nula, dirigentes sindicales comprometidos con el estáblishment o empujados a sumársele por debilidad política manifiesta y entristecedora, verbosos predicadores alopáticos del desánimo y el odio nos inundan con sus taxativos pronósticos de victoria electoral, triunfo del “consenso”, inicio de la “alternancia” y fin de la dictadura “K”.

El cálculo es tan sencillo como evidente: a partir de los resultados de las últimas elecciones parlamentarias, que revelaron cierta desmovilización de los ánimos partidarios del oficialismo, se proponen mellar por los más diversos ángulos a un gobierno que fue golpeado en el flanco externo a lo largo de 2013 y tuvo que tomar medidas muy drásticas para recomponer las reservas de divisas, una necesidad permanente en un país de estructura económica dependiente y semicolonial como el nuestro.

Si, partiendo de esa desmovilización, logran forzar una segunda vuelta acortando la diferencia de primera entre la fórmula más favorecida (que, se descarta, será la que el kirchnerismo disponga) y la que salga segunda, entonces se lanzarán de cabeza, todos mezclados, a favor del que vaya contra el candidato kirchnerista en el repechaje.

A grandes rasgos, en primera vuelta el kirchnerismo competirá con un candidato seudopopulista (el del massismo), con otro de ajado pero aún reconocible perfil progresista (la alianza FA-UNEN donde el peso pesado, les guste o no a los radicales, es el sojialista Binner, quien probablemente deje muy atrás a sus socios en las PASO correspondientes), y un macrismo que compendia lo más rancio del librecambismo propimperialista vernáculo. Todos ven la primera vuelta como una interna de donde brotará quién enfrente al continuismo.

Opinan que ese candidato tiene asegurada la victoria final. Podemos descartar, por inviable, la perspectiva de que sea Macri. Pueden ser Massa o Binner. Hasta aquellos que hoy se hacen cruces ante la perspectiva de sumar sus fuerzas al macrismo encontrarán el modo de sugerir el voto por el “peronista razonable” Massa, al cual los macristas, por supuesto, llamarán a votar como si fuera lo que es: uno más de ellos. Si la “interna” declara ganador al sojialista Binner, en cambio, los votos macristas de primera vuelta se volcarán unánimes hacia él, sin la menor duda, y el massismo se volcará detrás de su candidatura contra el representante del oficialismo. Ninguna combinación será despreciada.

Para ello, cuentan con dispersar el voto de la primera vuelta aprovechando equivocaciones del kirchnerismo, estrecheces de la situación económica, o simplemente montados sobre un matraqueo de insidias, mentiras por omisión o expresas, brulotes impunes, rumores descalificadores, orquestadas campañas que aprovechan las técnicas de manual preparadas para las “revoluciones de color” en las oficinas de la CIA y la NED. Tanto esfuerzo, se afanan en creer, tiene que tener buen resultado final.

Y, debemos advertir, según lo que haga o deje de hacer el gobierno, esta perspectiva puede llegar a ser real. Precisamente por eso, los socialistas de la Izquierda Nacional alertamos al conjunto de los compañeros del campo nacional: hay que aprender de la oligarquía argentina, que sabe deponer sus diferencias y aún sus odios cuando hay que enfrentar al pueblo y sus expresiones políticas. Un candidato antikirchnerista en la Casa Rosada no tardará un minuto en lanzarse contra todas las políticas nacionales, populares, democráticas y de soberanía nacional montadas por el kirchnerismo. Los nacionales nos debemos en esta oportunidad una grandeza equivalente a la de nuestro enemigo jurado: en el 2015, el peor candidato propio es preferible al mejor del campo contrario. Hay que ahogar en votos a la contrarrevolución.

Para los patriotas, la alternancia implica la renuncia a mantener una política nacional. Mientras no haya en nuestro propio campo algo mejor aún que el kirchnerismo, todo triunfo "opositor" será una victoria de la antipatria y todo lo que ahora nos alegra se perderá.

La superación del kirchnerismo no pasa por apoyar a la oposición. Pasa por la profundización y la recuperación de sus planteos. Pero por ahora, ante todo hay que plantar bandera de movimiento nacional cerrándole el paso al malón de vendepatrias que se afilan los dientes detrás de cualquiera de las alternativas que se denominan "opositoras".

EL PARO DEL 10.04 no es político ni gremial, ES MALO


Los sindicatos que reconocen la conducción del secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, lanzaron para hoy, 10 de abril de 2014, un paro general conjunto con los que siguen al líder de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y la fracción de la CTA que lidera Pablo Michelli.

El paro cuenta, entre otros apoyos y adhesiones tan esperables como sintomáticos, con los del bloque  antikirchnerista de “izquierda”, de la asociación de pequeños rentistas agrarios que lidera Eduardo Bussi llamada Federación Agraria Argentina y, para coronar, de la Sociedad Rural Argentina fundada por un Martínez de Hoz.

A ningún trabajador argentino puede escapar que este último dato brinda el sentido del conjunto del movimiento huelguístico. Un paro “contra la inflación” no puede hacerse con apoyo de los principales causantes de la inflación.

Un paro general puede ser bueno o malo. Si consulta el interés del conjunto de la clase trabajadora, es bueno. Si no lo consulta, es malo. Si recibe el apoyo de la oligarquía argentina, por definición, no puede ser bueno. Busca debilitar al único gobierno que podría, en las condiciones correctas, hacer efectivas las medidas que permitan cumplir con esas exigencias. Puede ser reivindicativamente “bueno”, pero es políticamente “malo”, y lo que prima en este caso es lo político.

Es por eso que Moyano cuenta con la alianza de Barrionuevo, “gastronómico” que jamás le pasó el trapo a una mesa de bar, menemista que no logró reciclarse positivamente dentro del kirchnerismo, perfecto exponente del matonaje sindical coimero tan a gusto de la oligarquía y los “moralistas” de izquierda (que sin los Barrionuevo tendrían pocos motivos para existir).

Pero la CGT Azopardo, con este paro, rifa un heroico y glorioso pasado de luchas contra el estáblishment para actuar como si esperase que Massa, Binner, Macri o el mismísimo “Pino” Solanas, candidatos todos ellos del arco antinacional, fueran a darle mejor trato que un kirchnerista desde la Casa Rosada. Si realmente lo cree, está en un error gravísimo, que debilita estratégicamente a aquellos a los que trata de representar y favorece a sus enemigos.

En otros tiempos, en apoyo de Néstor y Cristina Kirchner, Hugo Moyano logró movilizar centenares de miles de compatriotas. En determinado momento, hasta parecía posible reunificar las alas más combativas del movimiento obrero por la aproximación de “los dos Hugos” (Moyano y Yasky). Hoy, vemos a quien sacó a Barrionuevo de la CGT abrazándose con él ante los aplausos del estáblishment en pleno.

Vale como advertencia: cuando la SRA se pone de nuestro lado, llegó el momento de dar un golpe de timón que imprima un giro de 180 grados.

El problema de la economía argentina, que entre otras cosas impone las actuales medidas de restricción de ingresos y las injustas retenciones salariales del impuesto a las ganancias, no es la política económica que lleva el gobierno. El problema es político: la supervivencia del sistema oligárquico imperialista, que deforma y desangra al conjunto de la Nación.

Es cierto que fue un gravísimo error tratar de resolver las consecuencias nefastas de esa supervivencia apoyándose en una casi imaginaria burguesía nacional en vez de recurrir al apoyo movilizado del núcleo más duro del movimiento obrero y los trabajadores. Pero este paro no ayuda a subsanarlo.

Es cierto que ciertos sectores kirchneristas (no todos) celebraron la excomunión presidencial del “negro ambicioso y burócrata Hugo Moyano”. Esos sectores festejaron como un avance el astillamiento del movimiento obrero y la ruptura de la alianza plebeya que había sostenido al kirchnerismo desde 2003.

Pero la dirigencia que convocó a este paro general está mostrando ser tan inconsciente como esos divisionistas autodestructivos. Peor aún: cuando más falta hace recomponer el frente plebeyo, agregan la grosería de lanzar un paro general con el apoyo explícito de los sectores más antiobreros del país, que son los que generan la inflación, imponen los ajustes y hunden a la nación en la peor de las inseguridades.

Los únicos paros generales válidos son los que se hacen contra el estáblishment. El mismo estáblishment que se opone al kirchnerismo y si pudiera, lo voltearía. Apoyando un paro, si hace falta.

Secretariado Nacional
Nestor Gorojovsky, Ruben Rosmarino, Pablo López, Jacinto Paz y Lorena Vazquez.

El 2 de Abril y la Dra. Fernández de Kirchner

ESTE 2 DE ABRIL, LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN ARGENTINA SUPO DENUNCIAR A LA OTAN Y EL IMPERIALISMO CON ADMIRABLE CORAJE.

Este 2 de abril de 2014, por primera vez en la historia, un presidente argentino, la doctora Cristina Fernández de Kirchner, denunció que en las Malvinas hay una base de la OTAN.

En su discurso, la doctora Cristina Fernández de Kirchner denunció que en política internacional el único derecho que rige realmente es el derecho del más fuerte, acusó al gobierno británico de haber ejercido la violencia más desatada a lo largo de toda su historia, y reivindicó la unidad latinoamericana por oposición a las potencias anglosajonas de América del Norte en la causa Malvinas. Nunca ningún presidente argentino se había atrevido a tanto, y mucho menos desde 1982. La desmalvinización está pronta a ser demolida.

Es que por única vez en la historia, pero finalmente y por fin, un presidente argentino, la doctora Cristina Fernández de Kirchner, tuvo también el coraje de reivindicar como asunto de Estado la acción del comando Cóndor que, en contra del propio gobierno cipayo que regía nuestra patria en esos años, sentó bandera en Malvinas en 1966. Cóndores que, como los cormoranes a los que aludió la Dra. Fernández de Kirchner, no sobrevuelan el Támesis.

El miércoles ha sido un gran día en la historia de nuestro país. Es un desembarco patriótico en la conciencia de la Nación, coronado, además, con el anuncio de que fue ascendido a general post mórtem de la República Argentina el gran caudillo guaranítico y rioplatense Andrés Guazurarí Artigas.

Solo se puede estar orgulloso, en un momento histórico como el actual, de apoyar al gobierno kirchnerista, y Patria y Pueblo se suma a ese regocijo de los patriotas.

La Dra. Fernández de Kirchner acaba de demostrar, sin dejar lugar a dudas, que oponerse al kirchnerismo es oponerse a la patria misma. Más allá de importantes debates que deben darse en el seno del pueblo argentino sobre cómo profundizar el rumbo adoptado a partir de 2003, este discurso dejó definitivamente en claro que al kirchnerismo solo se le puede oponer un cipayo. Un patriota solo lo puede superar, y, en el tema Malvinas como en todos, el camino de esa superación está inscripto en los actos del kirchnerismo.

Este discurso confrontativo, que describe perfectamente el papel siniestro de la base nuclear de la OTAN en el Atlántico Sur, pone ante los argentinos el deber de reconstruir sus Fuerzas Armadas para facilitar la recuperación, por las vías que mejor nos convengan, del territorio arrancado de prepo a nuestra soberanía.

Después de semejante declaración es el momento de construir un brazo armado que sostenga la justa causa americana en el Atlántico y el Pacífico Sur, así como en la Antártida. Nuestra Presidenta acaba de enunciar los motivos de semejante perspectiva.

Partido Patria y Pueblo – Socialistas de la Izquierda Nacional
Néstor Gorojovsky – Secretario General