EL CAMBIO ES CON TODOS ADENTRO ll COMUNICADO


Ante los recientes acontecimientos, las organizaciones políticas firmantes sostenemos que es necesaria una reflexión con fuerte sentido crítico para entender el actual momento político. En este sentido, consideramos que el triunfo de Mauricio Macri es una muy mala noticia para los intereses populares. No obstante, es necesario evitar lecturas apocalípticas y simplistas. En un sentido estratégico, el gobierno de Cambiemos expresa la decisión de un gran polo de la derecha latinoamericana en conjunto con sectores concentrados a nivel internacional de avanzar sobre las conquistas de los trabajadores y trabajadoras, a fin de aumentar la rentabilidad empresarial. De modo tal que la composición del Gabinete de Ministros refleja compromisos, negociaciones y un corte de clase que supone más que simple simbología. Dentro de este grupo podemos destacar a Prat Gay, el golden boy que supo hacer carrera con el establishment (procesado por la causa del blindaje y megacanje), la aliancista Bullrich (responsable de la baja de las jubilaciones en el 2001), Sturzenegger, Frigerio, y una serie de “Equipos Técnicos” (tecnócratas liberales) provenientes del sector privado muestran la orientación estratégica e ideológica de esta nueva gestión. En este corto camino no sólo los gestos simbólicos suceden en la gestión Macri, sino también una serie de medidas repudiables que, por acción u omisión, marcan un mal comienzo. 

En este sentido cabe mencionar la escalada de precios ante una fuerte devaluación (40%) y el nuevo endeudamiento por 8 Mil millones de dólares ocultado bajo una “Captación de fondos” con bancos de Estados Unidos y España. Consideramos un retroceso la decisión de volver al viejo RENATRE (Registro de Trabajadores rurales y empleadores) anulando el actual RENATEA, ya que le devuelve a la burocracia sindical de Gerónimo “Momo” Venegas más de $200 millones anuales, permitiendo además retroceder en un estado de no control y precarización del trabajador rural, beneficiando a la oligarquía del agro como anteriores veces, en las que por ejemplo desde este organismo se entregaban sobresueldos a directivos de la Sociedad Rural CRA (Confederación Rural Argentina) y Coninagro, además de nunca exigir a la entidad aportes, admitir el trabajo en negro y terciarizar servicios.  Es también sumamente preocupante La vuelta del despido como practica con la suspensión de contratos a trabajadores del Espacio para la Memoria (Ex – Esma), el ZOO porteño, Techint y sectores de la industria de la fruticultura.

A estas políticas se le suman el polémico decreto 13/2015 que pide "entender en la definición de los objetivos de la política educativa concertados en el seno del Consejo Federal de Educación y dentro del marco de los principios establecidos en la Ley Federal de Educación”, en síntesis, retomar el Pacto Federal Educativo y la Ley Federal de Educación iconos del menemismo, restándole recursos al sistema educativo nacional (-3% del PBI). La eliminación de retenciones para el sector agrario concentrado que se traduce en un tarifazos para el trabajador con aumento en el impuesto a las ganancias, el impuesto al sello, al débito, quita de subsidios de luz, gas y energía eléctrica. La eliminación de los derechos de exportación para las manufacturas, la modificación del esquema de declaraciones juradas anticipadas de importación y el desmantelamiento del régimen de información. La suspensión de la aplicación de la Ley de Medios con la pérdida de la autarquía del AFSCA y de la AFTIC bajo el nuevo Ministerio de Comunicaciones. Además  del constante hostigamiento por parte del poder ejecutivo nacional hacia las autoridades del AFSCA y particularmente hacia Martín Sabbatella. Y, como si todo esto fuera poco surge desde el poder ejecutivo la autoritaria designación de dos nuevos cupos en la Corte Suprema de Justicia por decreto  echando por tierra un ficticio respeto por las instituciones, sumado a la polémica parcialidad del Dr. Carlos Rosenkrantz quien posee dentro de su cartera de clientes en su estudio jurídico al grupo clarín, la nación y cablevisión. Casi sin perder tiempo se realizó al poco tiempo la cuestionable designación de Alberto Abad, Ex Carapintada al frente de la Aduana. De igual forma se actuó con la vuelta de la mano dura en materia de seguridad reflejada con la represión a la cultura en Vicente López a pedido del intendente Jorge Macri bajo la actuación y el consentimiento de la policía de Maria Eugenia Vidal y el reciente jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Pablo Bressi ex – miembro del grupo halcón (participe en “La masacre de Ramallo”), símbolo de la vieja “maldita policía”. En esta política coordinada de Cambiemos se le suma la represión a los trabajadores de Cresta Roja y la designación de Juan Manuel Lucioni (Capitán del ejército (R), reivindicador natural de “La guerra contra la subversión”) como flamante secretario de seguridad del municipio de Tres de Febrero. Y si de mano dura se trata no podemos olvidar el silencio cómplice y polémico del nuevo Intendente de Mar del Plata Carlos Arroyo, ante la presencia de grupos de choque neonazis perpetradores de ataques vandálicos contra miembros de la comunidad LGTBIQ.

Estas políticas marcan el retroceso indiscutido en materia económica, social, laboral y jurídica, encubriendo la necesidad de un gobierno entrante de derechizar las opciones electorales a fin de posicionar a la devaluación y el ajuste como única salida asestando otro duro golpe a la Democracia. Desde el campo popular tomando esta variable como una estrategia de avanzada, no nos deja más camino que el rechazo, el repudio y la necesidad de mayor organización. Con suma unidad como espacio verdaderamente nacional, popular y emancipador que defiende las conquistas de su Pueblo, que no baja sus banderas y que en este reciente clima electoral adverso propone la profunda autocrítica, la revisión de prácticas y metodologías para saber porque perdimos y con quien perdimos.

Cada generación tiene un mandato, y ésta lo cumple o lo traiciona, el nuestro es al lado del pueblo. La historia no nos va perdonar una actitud pasiva frente a otra avanzada conservadora.

ARGENTINO esto está ahora y para siempre en tus manos.  Hoy más que nunca NI UN PASO ATRÁS.

Adhieren a este comunicado: Partido de La Victoria (Ciudad de Buenos Aires), MPE Argentina, Juventud Sindical, Juventud Trabajadora CTA, JP Evita Prensa Nacional, CANPO Nacional (Corriente Agraria Nacional y Popular), La Nunca Menos, Organización Nacional Peronismo Militante, Movimiento Octubres, Secretaría de Diversidad del Partido Justicialista, Juventud Grupo San Martín, Partido Solidario (La Gorini), Juventud Frente Grande , Seamos Libres (FPV), Solidaridad Mas Igualdad, ENPL - Encuentro Nacional Popular Latinoamericano, Juventud del Partido MILES, La Scalabrini, La Artigas, Frente Progresista Popular, MPL Hugo Chávez la Veintiuno, MPL Hugo Chávez, Agrupación Nacional Putos Peronistas, Red de Barrios en el Partido De La Victoria, JP Uturuncos, El Eterno Retorno (Centro Cultural), Agrupacion Ahora y Siempre en el Partido de La Victoria, Militancia Popular, Partido Red x Buenos Aires, Artistas Para La Victoria, Partido Patria y Pueblo Izquierda Nacional, Agrupación Aukache, Voces x La Ciudad.

APORTE PARA EL DEBATE MILITANTE

LA IZQUIERDA NACIONAL Y NACIONALISMO BURGUÉS
LA NECESARIA RECONSTRUCCIÓN DEL MOVIMIENTO NACIONAL Y LA LIBERACIÓN DEFINITIVA DE LA PATRIA.

ABRIR DOCUMENTO


A DÍAS DEL TRIUNFO DE LA BARBARIE





























No ha pasado una semana de la asunción del Ingeniero Mauricio Macri como presidente de la Nación, y ya quedó en claro el ánimo revanchista, vengativo, retrógrado, antihistórico y antinacional de su gobierno.

Ya la aviesa interpretación de una judicatura adicta, clasista y parcial del artículo 93 de la Constitución, violatoria del artículo 91, sobre la ceremonia de traspaso de insignias, dio tono de golpe de Estado judicial al inicio de la presidencia de Macri.

El escándalo jurídico solo buscaba, como explicó la Dra. Michetti, nuestra vicepresidenta, asegurar que la ceremonia se efectuase en la Casa Rosada para dar una imagen de fortaleza ante los medios internacionales.

Esto se debe a que el gobierno Macri sabe perfectamente que solo en el extranjero puede contar con aliados firmes, y que a medida que desarrolle su programa de entrega tecnocrática de la Argentina al capital extranjero y de recolonización industrial del país perderá incluso el apoyo de la enorme mayoría de quienes lo votaron el 22 de noviembre.

Un país dividido en dos, con un gobierno que sabe que se irá debilitando con cada medida que tome, representa una situación de inmensa violencia potencial.

Ya se han visto episodios de ese tipo en Mar del Plata, donde bandas expresamente neonazis que apoyaron al intendente macrista agredieron brutalmente a un joven homosexual. Lo mismo puede decirse del violento desalojo de un centro cultural en el feudo macrista (cosas de "famiglia") de Vicente López.

Las expresiones no terminan allí. Los ataques cibernéticos, la violencia verbal, la intolerancia y la inquietud que azotan hoy día el trato entre argentinos derivado de este no reconocimiento de que el país entero quiere la paz, pero no la paz de una de las mitades sino una paz que implique el reconocimiento de las dos, no dejará de crecer.

ATE denunció persecución ideológica en el ministerio de Seguridad, un ataque cibernético que nadie controló desactivó por días enteros la web de Página 12, un obvio y lúcido opositor a la política económica del macrismo.

Una docena de lo que se anuncia como una catarata de decretos de necesidad y urgencia, que se extralimitan en su objetivo declarado de reorganizar el sistema de ministerios, ya mostraron el desinterés del presidente Macri por las formas institucionales que tanto cacareaba defender en la campaña.

El flamante ministro de Comunicaciones, el Dr. Aguad (conocido como el "milico" por su íntima amistad con el Gral. Menéndez, amo y señor de Córdoba bajo el régimen de facto inaugurado en 1976), declaró sin ambages que el Congreso no debía prevalecer sobre el Ejecutivo.

Francamente, esa declaración nos coloca al borde mismo del abismo hacia la dictadura. 

Podríamos agregar docenas de hechos igualmente graves, como la inflación desatada antes aún de gobernar por el agente de la Banca Morgan Prat Gay, ahora ministro de economía, o las recientes amenazas de despido a los trabajadores de Techint que no acepten una reducción salarial (en contexto inflacionario) del 10%.

Podríamos agregar múltiples ejemplos más, pero no tenemos lugar en este texto.

La barbarie se ha desatado en el país al amparo de la complicidad de la judicatura, y ya está claro que ni la "pobreza cero" ni la "unidad" ni la "alegría" serán el objetivo real de Macri y sus ministros.

Estamos ante una restauración oligárquica en toda la línea. Restauración que pretenderá aplastar a quienes se opongan a la entrega del país, atado de pies y manos, al gran capital imperialista y sus socios locales, los grandes capitales del complejo agroexportador.

Patria y Pueblo convoca a todas las fuerzas del campo nacional, azoradas y dispersas ante este sombrío espectáculo que se despliega ante nuestra mirada, a movilizarse políticamente para impedir la abrogación de la existencia misma de la mitad del país por parte de una ínfima minoría que supo aprovechar bien los errores del gobierno saliente para encaramarse en un poder que, en el fondo, saben que no merecen ni podrán sostener sin violencia.

Como primer paso proponemos a las autoridades del Frente para la Victoria exigir la inmediata convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso, para que este intento dictatorial quede forzado a mostrarse sin caretas y el pueblo argentino, haya votado por quien haya votado, sepa bien a qué atenerse respecto al macrismo.

Posteriormente, deberán dar su palabra los representantes de los trabajadores. No es momento de "esperar a las paritarias", sino de contraponer el peso de la clase trabajadora al de la camándula oligárquica que pretende anular cien años de historia argentina a partir de una mínima diferencia coyuntural en una elección presidencial.

Será el caso de estar a la altura de las circunstancias que la hora exige, o de esperar a que el pueblo haga tronar su escarmiento sobre propios y ajenos.

Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Gerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz.