SOBRE APOYOS Y NAUFRAGIOS (respuesta a nota de opinión en Tiempo Argentino)

Patria y Pueblo rectifica dos inexactitudes del periodista Alejandro Horowicz

En la nota "El Caballo del Comisario"**, publicada en el diario Tiempo Argentino nro. 1881 del lunes 3 de agosto, el columnista Alejandro Horowicz afirma:

"¿Scioli garantiza la continuidad? Críticos tan tranquilos como Patria y Pueblo -sobrevivientes del naufragio de la "izquierda nacional"- llaman a no votar al gobernador bonaerense".

Primera inexactitud: Patria y Pueblo, Partido Socialista de Izquierda Nacional, como es público y notorio, ha brindado su meditado, sereno, total, activo y militante apoyo a la fórmula Daniel Scioli - Carlos Zannini, surgida de la interna del Frente para la Victoria.

En declaración reciente, hemos convocado además -por los más diversos medios a nuestro alcance- a votar sin la menor duda por esa candidatura en las PASO, para aplastar por completo todo sueño de la antipatria de retornar al poder de la mano del Ingeniero Mauricio Macri.

Segunda inexactitud: En cuanto al supuesto naufragio de la (entrecomillada en el original) "izquierda nacional", solo nos cabe señalar que sus banderas siguen enarboladas por nuestro partido, y que hay profusa documentación probatoria de ello en nuestra prédica y nuestro accionar.

La metáfora del naufragio hace poco favor a quienes, como Horowicz, tripularon la nave durante los buenos tiempos y luego fueron los primeros en abandonarla cuando empezaron a soplar vientos contrarios.
En política y en historia, importa más el rumbo que la eslora. Los compañeros de Patria y Pueblo somos conscientes de haber mantenido ese rumbo, y tenemos la certeza de llegar un día, junto al pueblo argentino, a buen puerto.

Otros, no.

** http://tiempo.infonews.com/nota/179590/el-caballo-del-comisario

Ante la interesada defensa del juez subrogante Luis María Cabral











El estáblishment local y las grandes potencias extranjeras son conscientes de la importancia que tiene en la defensa de sus intereses la judicatura achacosa que tan bien encarna el valetudinario juez Fayt. La vienen defendiendo a capa y espada, por ello, contra un gobierno que (¡habrase visto!) pretende ponerla al servicio de la Nación. De allí el escándalo que hizo en su momento con el ya humoso fantasma del fiscal Alberto Nisman.

Tras haber fracasado con el oscuro caso Nisman, el régimen pretende ahora oponer al gobierno nacional un nuevo defensor de la “independencia de la Justicia”: el juez subrogante Luis María Cabral, quien tras haber sido nombrado a dedo fue devuelto a su fuero, con fundamento de ley.

“Subrogante”, en la jerga tribunalicia, quiere decir interino. Lo que buscó el gobierno argentino fue regularizar la situación, sustituir al subrogante, al mero interino, con un magistrado que cumple con todos los requisitos de ley. Más para el estáblishment, tan fecundo en triquiñuelas de juzgado, este subrogante en particular no puede ser sustituido, porque es, como Nisman, funcional a sus intereses.

Se abren así por fin ante Cabral las rutilantes puertas del cabaret oligárquico, pero no como parroquiano sino como nueva doncella con destino de pupila.

La maniobra cuenta con mentores de la derecha rancia y la “izquierda” cipaya, desde Macri y Sanz a Jorge Altamira, todos denunciantes del nuevo “atropello” al Poder Judicial y su célebre “independencia”. Esto bastaría para dar motivo a esta declaración.

Pero quienes militamos en Patria y Pueblo – Socialistas de la Izquierda Nacional tenemos un motivo adicional para pronunciarnos respecto a los hechos vinculados con la subrogancia del Dr. Cabral.

El periodista Martín Granovsky, al tratar la cuestión en Página 12, recordó (sin que viniera al caso) que Cabral es “un antiguo simpatizante del escritor Jorge Abelardo Ramos, que en estos años se convirtió en un movedizo operador de la ultraconservadora Asociación de Magistrados”.

A continuación apareció una nota de Víctor Ramos, el mayor de los hijos biológicos de Jorge Abelardo Ramos, que intenta una impúdica y lamentable defensa de Cabral, que contrasta, incluso, con la posición de los hijos del propio juez –militantes kirchneristas– a los que debe reconocerse la valentía de cuestionar las posturas de su padre.

A su vez el diario La Nación y otros medios oligárquicos elogian al juez, instrumentando su pasado de militante revolucionario (un pasado muerto del conservador actual, que funge como aliado del bando mitrista). Oponen, dándonos una lección de manipulación política, el abogado “ramista” y corajudo que defendió presos políticos en su mocedad a las “debilidades para con Menem” de la Presidente de la Nación… omitiendo la capitulación menemista de Jorge Abelardo Ramos, su hijo Víctor y el propio Cabral, premiado por el riojano con el cargo de juez, verdadero origen de la tan vapuleada subrogancia actual.

Los militantes de Patria y Pueblo hemos permanecido en la Izquierda Nacional, y tenemos en su programa político –representar en el seno del frente nacional los intereses históricos de la clase obrera–nuestra razón de ser. Nos vemos así forzados a señalar con energía que nada nos liga a dichos personajes, quebrados que se adornan con el prestigio del “primer” Ramos y usan con fines crematísticos su otrora justificada fama.

Alguna vez Ramos fue para nosotros una referencia honrosa; es más, fue, con el compañero Jorge Enea Spilimbergo –fiel a nuestras ideas hasta el fin de su vida, discípulo y verdadero heredero de lo mejor del pensamiento y la acción de Jorge Abelardo Ramos– un inspirador. En su papel de líder del PSIN y del FIP, en sus trabajos hasta mediados de la década del 70, Ramos reflejaba como nadie la ideología y la política de nuestra fuerza.

A partir de entonces, Ramos derivó junto a parte de nuestro activo hacia el aventurerismo político y la secta. Ese camino lo llevó, finalmente, a confluir con Menem y el neoliberalismo; renegando no sólo de los principios socialistas, sino también de las banderas nacionales, que fueron nuestro nexo con el peronismo histórico y son hoy el fundamento del apoyo que hemos brindado y seguiremos brindando al movimiento nacional, más allá de sus límites y contradicciones.

La funcionalidad oligárquica tan obscenamente puesta hoy de relieve por la convergencia de Víctor Ramos, Granovsky, Altamira y los Mitre en la defensa del subrogante demuestra otra vez más la urgente necesidad de reconstruir una Izquierda Nacional que retome las banderas que Cabral, como otros, dejó caer.

Buenos Aires, julio de 2015

Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz.

Al pie brindamos a los interesados el link de los sitios donde pueden leerse, en el orden señalado, los textos de Martín Granovsky, Juan Cruz Cabral (hijo del juez), Víctor Ramos, Jorge Fernández Díaz, de “La Nación”, y Jorge Altamira, en el sitio web del Partido Obrero.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-275909-2015-06-28.html
http://vdxonline.com/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=18408:el-hijo-militante-de-cabral-critica-a-la-justicia&catid=78:regionales&Itemid=522
http://www.victorramos.com.ar/notas/quien-es-el-juez-luis-maria-cabral
http://www.lanacion.com.ar/1807762-el-kirchnerismoy-su-espectacular-admision-de-culpas
http://www.po.org.ar/prensaObrera/1370/politicas/jorge-altamira-sobre-la-remocion-de-jueces-de-casacion